sábado, 11 de julio de 2020

Merluza rellena en costra con salsa de Portobello al cava.

Qué despiste soy. Estaba convencida de haber subido esta receta al blog, pero ahora me acuerdo que ese día sobró cava de preparar la salsa y estaba tan fresquito y tan rico...que terminé de comer un poco perjudicada, jajajaja. 
La preparé en mayo, cuando aún estábamos en estado de alarma. Vi cómo hacían en una de las pruebas de Masterchef una lubina rellena en costra y fue amor a primera vista, solo que yo la he versionado con merluza y he sustituido la salsa chorón por una de Portobellos. Si queréis ver la receta original, pinchad aquí 
Vamos al lío...
Ingredientes para 4 personas:
- 1 merluza de 1 kg aprox. limpia, sin piel y desespinada en 2 lomos (la receta original era con dos lomos de lubina, se podría hacer también con un buen bacalao,  corvina...)
- 2 planchas de hojaldre rectangulares (las mías eran redondas y tuve que ponerles una pieza. Ver Notas)
- 1 huevo (para pintar)
- 200 g. de chalota (yo no encontré y puse cebolla morada)
- 200 g. de champiñón limpio
- 150 g.de gambas peladas, sin cocer
- 20 g. de espinacas (puse un puñado de ésas que vienen lavadas en bolsa)
- perejil fresco
- Estragón fresco (yo puse seco, no encontré fresco)
- Sal
- Pimienta blanca molida
- Mantequilla
- 200 g. de Crème fraîche (podéis hacerla con nata de montar y yogur natural. En Notas dejo la receta)
Para la salsa de Portobello:
- 75 g de cebolla morada 
- 1 diente de ajo
- 200 g. de champiñón Portobello
- 75-100 g. de nata para cocinar (sirve también leche evaporada)
- 150 g de cava 
- Sal y pimienta
Preparación:
Empezaremos con el relleno porque debe templar antes de ponerlo sobre el pescado.
Ponemos una nuez de mantequilla en la sarten y doramos la cebolla que habremos picado en brunoise (trozos pequeños, cuadraditos), dejamos hasta que coja color tostado, sin quemarse, añadimos el champiñón finamente picado también en brunoise y cocinamos hasta que evapore toda el agua, añadimos perejil, estragón picadito y las espinacas en juliana. Incorporamos las gambas picaditas, las cocinamos 1 minuto y añadimos la crème fraîche,  salpimentamos y ligamos un par de minutos al fuego.  Retiramos y dejamos enfriar.
En la bandeja del horno colocamos papel sulfurizado ( el que trae el hojaldre sirve) y colocamos una plancha de hojaldre que habremos estirado con un rodillo.situamos sobre el hojaldre uno de los lomos de la merluza (a mí me gusta secar el pescado bien con papel de cocina) sazonamos con sal y pimienta blanca molida, colocamos el relleno ya frío encima.
 Cubrimos con el otro lomo bien seco. Tapamos con la otra plancha de hojaldre ajustándolo a la forma del pescado, sellamos bien las uniones cortando el exceso (ver Notas). 
Podemos ayudarnos con una boquilla de una manga pastelera, un cortapastas pequeño o incluso una cucharilla para simular las escamas y con unas tiras pequeñas de hojaldre imitar el ojo y la boca del pez.
Pintamos con huevo batido y horneamos unos 20 minutos con el horno caliente a 210°, calor arriba y abajo (yo le puse el ventilador o turbo). 
Mientras tanto preparamos la salsa.
En la misma sarten en que hicimos el relleno ponemos una nuez de mantequilla y diramos la cebolla y el ajo picado. Añadimos los Portobello limpios y troceados y cocinamos 5 minutos. Incorporamos el cava y dejamos evaporar el alcohol y a continuación añadimos la nata. Salpimentamos y trituramos hasta que quede una salsa fina.
Servimos el pescado con la salsa aparte para que no se humedezca el hojaldre.
Notas:
1. La crème fraîche la venden en muchos supermercados,  pero si no la encontráis se puede hacer la víspera,  añadiendo una cucharada de yogur natural a 200 g. de nata para montar ( es importante que la nata contenga al menos 35% de M.G.) Dejamos fermentar a temperatura ambiente al menos 12 horas. El resultado será una crema espesa. Ya la tenemos.
2. El hojaldre que yo tenía en casa era redondo y me bastó con una plancha y un trozo de otra para cerrar la parte más ancha de la merluza.
3. En la receta original pusieron también la cola y la cabeza del pescado dentro del hojaldre para simular mejor la forma del pescado, pero a mí me pareció absurdo ponerlo para no comerlo. Preferí aprovechar la cabeza junto con la espina de la merluza para hacer un caldo para otro día. 
4. Para que las "escamas" no desaparezcan en el horno, hay que marcar bien el hojaldre, las mías apenas se distinguían después del horneado.

Aunque os he metido mucho rollo, la receta no es complicada ni larga de preparar y el resultado es digno de un gran restaurante.
Anímate a hacerla y cuéntame qué te ha parecido.





lunes, 8 de junio de 2020

Tartar de salmón y mango (tradicional)

Tras otro parón blogueril vuelvo otra vez. 
La verdad es que las semanas que no trabajé por el confinamiento tenía mucho más tiempo para el blog, ahora ya me faltan horas, pero vamos con esta preparación que es rápida aunque muy rica.
Se la vi a Pilar de "La cocina de Padawan" y me gustó la idea del mango. No me equivoqué, el resultado es delicioso. Gracias Pilar por tu generosidad.
TARTAR DE SALMÓN Y MANGO
Ingredientes:
- 250 g. de salmón fresco (previamente congelado al menos 48h.)
- 1/2 mango maduro
- 1/2 cebolleta
- Salsa de soja
- Zumo de lima o limón 
- Mostaza de Dijon
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Pimienta negra molida

Preparación:
Puesto que el salmón se va a consumir crudo, es necesario congelarlo previamente durante 48 h. Después habrá que descongelarlo dentro de la nevera.
Se trocea el salmón en cubos pequeños y se macera 12-15 minutos en salsa de soja y un chorrito de lima. Mientras se pica cebolleta muy fina, se trocea el mango, se mezcla con el salmón escurrido y se aliña con lima, pimienta negra molida, un chorrito de AOVE y una buena mostaza.
Servir emplatado con un aro y decorar con una hojita de hierbabuena.
A disfrutar de la experiencia. 
Mucho más rico que con aguacate, porque el mango es un puntazo.

domingo, 26 de abril de 2020

Gambones con gabardina (Tradicional)

Llevamos ya 44 días de confinamiento y hoy han empezado a poder salir los menores de 14 años 1 hora al día. En casa no entramos en ese rango, mis hijos tienen 17 y 19 años, pero estos fines de semana están yendo a ayudarle a su padre y su tío a limpiar de malas hierbas la viña de mi suegra. Los pobres vienen molidos y he querido darles un homenaje.
He dudado si hacerlos en tempura o con pasta Orly, pero definitivamente he elegido una pasta Orly que queda más esponjosa.
La receta es de Clara P. Villalón (ex concursante de Masterchef) y ha resultado un éxito total.
No es un plato para diario, pero hay momentos que bien merecen hacer un extra. 
Vámonos.

GAMBONES CON GABARDINA
Ingredientes:
- 1 kg de gambones 
- 140 g. de harina común (yo he usado una harina con sémola especial fritos)
- 10 g. de Maizena
- 60 ml. de cerveza
- 100 ml. de agua con gas (yo he puesto sifón)
- 1 huevo
- 1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
- sal
- 1 pizca de cúrcuma o colorante (me gusta que tenga colorcito)
- aceite de oliva virgen extra para freir.
Preparación:
Mezclamos con una varilla en un recipiente la harina, maizena, cerveza, agua con gas, levadura, sal, cúrcuma y la yema del huevo.
En otro recipiente montamos la clara a punto de nieve y la incorporamos a la mezcla anterior con movimientos envolventes. 
Tapamos con film y reservamos en la nevera durante 1 hora al menos.
Mientras tanto pelamos los gambones dejando sólo la colita sin pelar. Quitamos también el intestino (esa tripilla oscura que tienen por la parte dorsal) tirando de ella al quitarles la cabeza. (Ojo, con las cabezas y peladuras podemos hacer un fumet si las ponemos en una cazuela con agua y dejamos hervir unos 15 minutos)
Cuando haya transcurrido el tiempo de reposo de la pasta Orly, ponemos una sarten pequeña o cazo al fuego con abundante aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, a unos 180°, (yo lo pongo al 10 en mi vitro, va de 1 a 12), salamos los gambones y los vamos pasando por harina (esto hará que se adhiera mejor el rebozado)
 A continuación los cubrimos con el rebozado y a la sartén. Freimos en tandas de 3 o 4 para que el aceite no pierda temperatura. 
Sacamos a un colador para que pierdan el exceso de aceite, después a un plato con papel absorbente y de ahí a la fuente y a la mesa, que hay que comerlos calentitos.
Como me sobraba bastante Orly, he cortado unos bastones de berenjena, he seguido el mismo procedimiento y los he servido con un toque de miel por encima... ¡¡¡me han hecho la ola!!! 😅😅😅😅😅

Yo los he hecho con gambones y berenjena pero,  por supuesto pueden hacerse con gambas, langostinos, calamares, calabacin,  puerro, cebolla... dejad volar vuestra imaginación y contadme en comentarios vuestra versión.




domingo, 19 de abril de 2020

Panecillos de hamburguesas (Th y horno)

Seguimos confinados, y ya son 35 días, pero hoy es Domingo de la Divina Misericordia y hay que celebrar, así que aprovechando que tengo unas hamburguesas de pollo en la nevera, he decidido hacer panecillos para esta noche preparar unas deliciosas hamburguesas.  La receta de los panecillos es de Begoña Granada (pasad por su página porque si una receta es buena, otra mejor).
Si no habéis amasado nunca, no tengáis miedo, son muy sencillos de hacer, lo único que hay que organizar es amasar el día de antes para retardar la fermentación en la nevera, que le dará al pan aroma, sabor y textura.
Vamos a ponermos manos a la masa.

PANECILLOS DE HAMBURGUESAS
Ingredientes para 8 panecillos:
- 500 g. de harina de fuerza
- 1,5 g. de levadura seca de panadería, ó 4,5 g. de levadura fresca
- 10 g. de sal
- 20 g. de azúcar
- 1 huevo para la masa y otro para pintar los panecillos antes de hornear
- 125 g. de agua 
- 150 g. de leche 
- 25 g. de aceite
- Semillas de sésamo para decorar.

Preparación:
Poner en el vaso de la Thermomix los ingredientes líquidos (leche, agua, aceite y huevo) y mezclar 6 seg. en vel. 5.
Incorporar los sólidos (harina, sal, azúcar y levadura) mezclar 8 seg. en vel. 6 y a continuación amasar 3 minutos en vel. espiga. Dejar reposar la masa 10 minutos y volver a amasar 2 minutos en vel. espiga.
Sacar la masa a un bol que habremos pincelado con aceite. Tapamos con un film y dejamos que arranque la fermentación 1 hora aproximadamente. A continuación meter en la nevera y dejar levar durante toda la noche (8 horas aproximadamente). 
A la mañana siguiente sacar la masa de la nevera. Habrá crecido, estará muy hinchada y llena de burbujas (he resaltado en la foto las más visibles)
Dejar atemperar 1 hora aproximadamente.  Enharinar la mesa y volcar la masa en ella. Amasar aplastando para desgasificar la masa y dividir en 8 porciones similares.
Para formar los panecillos coger cada porción de masa y pellizcar los extremos estirando y llevándolo al centro, presionando en el centro para ir sellando esos bordes.
Dejar reposar los panecillos en un papel de horno con los "pliegues" hacia abajo (la cara bonita a la vista). Dejar levar 2 horas
Precalentar el horno a 180° calor arriba y abajo y ventilador (si vuestro horno no tiene ventilador no pasa nada).
Pincelar los panecillos con huevo batido y adornar con unas semillas de sésamo 

Hornear durante 10-12 minutos. Dejar enfriar sobre una rejilla y esconderlos para que lleguen intactos a la hora de cenar, jejeje.

Notas:
Si no disponéis de tanto tiempo, se puede prescindir del retardo de la masa en la nevera.  Amasais por la mañana y a media tarde estarán listos, pero ese tiempo de la nevera le aporta a la masa aroma, sabor y textura.
Con esta misma masa, estirándola y envolviendo unas salchichas y lonchas de queso, hice también otro día Perrukis (panecillos rellenos de salchichas tipo Frankfurt), otra delicia.
Animaos a hacer vuestras variaciones con esta misma masa y dejadme las ideas en comentarios.
¿Te vas a poner?

martes, 14 de abril de 2020

Banana bread (Th y horno)

Con esto del confinamiento hice una compra bastante grande hace 10 días y resulta que quedaron 3 plátanos rodando por el frutero que estaban ya pidiendo pista. Pues gracias al curso gratutito de bizcochos que está haciendo "Las María cocinillas" en su canal de Youtube, me he marcado esta delicia de bizcocho. Dejo aquí  el enlace al vídeo donde lo prepara ella.
Es un bizcocho húmedo, jugoso y con un sabor muy rico. ¡Ahhh y no lleva huevo!


Banana bread
Ingredientes:
- 180 g de aceite de oliva suave o aceite de girasol.
- 250 g de leche (puede ser bebida vegetal, yo puse bebida de soja)
- 150 g de panela (yo puse únicamente 100g, no me quedaba más, pero se puede sustituir por azúcar blanca o el endulzante que uséis habitualmente)
- 375 g de harina integral (se puede poner también harina de trigo, espelta, de avena... la que querais. Yo gasté un resto de integral que tenía y completé con harina de trigo)
- 2 plátanos para la masa y 1 para decorar, cuanto más maduros estén,  mejor.
- 2 cucharaditas de bicarbonato
- el zumo de 1 limón 
- 1 puñado de pepitas de chocolate ( yo no tenía y las hice golpeando con la maza del mortero sobre una pastilla de chocolate negro. Para que no salte por todos lados al golpearlo, golpead el chocolate envuelto en su papel, así es más limpio y cómodo)
- 1 pizca de sal
- 1 cucharadita de canela.

Preparación:
Introducir en el vaso los 2 plátano pelados y troceados y triturar en vel. 6 unos 10 segundos, hasta que queden como una papilla. Añadir los ingredientes líquidos (aceite, leche y zumo de limón) y mezclar en vel. 5 durante 10 segundos. Incorporar a continuación la harina, bicarbonato, canela y sal. Mezclar en velocidad 6 durante 15 segundos. Añadir las pepitas de chocolate e integrarlas en la masa removiendo con la espátula. 
Verter la mezcla en un molde, si tenéis molde de plum cake suele ser el indicado para este bizcocho, pero se puede hacer en uno redondo. Tened en cuenta también que si vuestro molde es muy grande, el bizcocho quedará muy bajo.
Adornar la superficie del bizcocho con unas rebanadas de plátano cortadas longitudinalmente y hornear en horno precalentado a 170° con aire durante al menos 45 minutos. Acabado el tiempo comprobar si está cocido introduciendo un cuchillo o palillo. Si no sale seco, añadir otros 10 minutos y volver a comprobar. El mío tuve que hornearlo 1 hora. Si veis que se tuesta demasiado por arriba, cubrir con un papel de aluminio (a mí no me quedaba aluminio y se me tostó un poco por arriba).
Dejar enfriar en una rejilla durante 10 minutos y después desmoldar y dejar enfriar por completo.
¡A disfrutar!


lunes, 6 de abril de 2020

Bizcocho de yogur (Th y GM)

Pues nada, que parece que tenemos confinamiento hasta el 26 de abril y mi salud mental necesita ocupación cocineril, jejeje. Hoy ha tocado un clásico,  el bizcocho de yogur de toda la vida, pero con la receta de Su de Webos fritos, que sale como una nube y horneado en olla GM G para que salga alto y recto.
Dejo aquí el enlace a su receta. 
Vamos con ello.
Bizcocho de yogur
Ingredientes:
200 g de azúcar
3 huevos
125 g de yogur natural
100 g de aceite de girasol
220 g de harina
12 g de levadura de repostería
La ralladura de un limón.

Preparación:
Monta la mariposa. Echa los huevos y el azúcar en el vaso y programa 5 minutos a 37ºC y velocidad 3½.
Añade el yogur y programa 5 segundos a velocidad 3, sin temperatura.
Incorpora el aceite y vuelve a programar 5 segundos a la misma velocidad.
Quita la mariposa. 
Echa la ralladura de limón y la harina tamizada junto con la levadura. Programa 10 segundos a velocidad 5. Termina de integrar la masa con una espátula.
En la cubeta de la olla pon un círculo de papel de horno que cibra el fondo.
Vuelca la masa y programa 45 minutos, menú horno, 130°, válvula abierta.
Al finalizar, comprueba con un palillo si está bien hecho, si no sale limpio, programa 10 minutos más.
Deja enfriar y cubre con azúcar glas.
Notas:
Es muy importante no pasarse de la cantidad de levadura, normalmente las recetas dicen 1 sobre de levadura y eso son 15 g, aunque parezca una tontería esos 3 g marcan la diferencia.

domingo, 5 de abril de 2020

Manitas de cerdo en salsa al estilo de Mila

La primera vez que comí manitas de cerdo fue en casa de Mila, una amiga de la familia que cocina como los ángeles.
Cuando me casé, le pedí la receta y es la que siempre hago, aunque ahora la he adaptado a la olla de cocción lenta y, si antes salían ricas, ahora ya son pa' ponerles un piso.
Ahora, que seguimos guardándonos en casa del Covid'19, pues había que darse un caprichillo ya que el "bicho" nos ha dejado sin procesión de Domingo de Ramos.
Al lío,  que me lío.


Manitas de cerdo en salsa.
Ingredientes para 4 personas:
- 3 manitas de cerdo troceadas en 4 partes (aquí las venden frescas).
- 1 trozo de pimiento rojo
- 3 tomates maduros rallados o 200 g. aprox de tomate natural triturado
- 150 g de jamón  en taquitos
- 1/2 chorizo ahumado (de un compango asturiano)
- 1/2 morcilla ahumada (de un compango asturiano)
- 1 hoja de laurel
- 1 cucharada de carne de pimiento choricero
- 1 cucharadita de pimentón de la vera
- 1/2 cucharadita de pimentón agridulce ahumado o 1 cayena (opcional)
- agua
- vinagre de vino blanco
- sal
- pimienta negra molida

Preparación.
Lo primero de todo es chamuscar los pelillos que puedan tener, yo lo hago con un soplete, pero cuando no tenía me apañaba con una vela.
Poner en una olla agua fria con un chorreón de vinagre (como 2 cucharadas de vinagre) y echar las manitas, poner al fuego y cuando empiece a hervir, espumar con una cuchara para quitar todas las impurezas. Dejar cocer con la tapa abierta unos 10 minutos. Volcar en un escurridor y aclarar con abudante agua fría para eliminar restos de espuma "fea".
En una sartén o en la cubeta de la olla GM o en el vaso de Thermomix, hacer un sofrito con pimiento rojo (un trozo de unos 70 g aprox) troceado, añadir 3 tomates maduros rallados o unos 200 g de tomate natural triturado , 1/2 cucharadita de azúcar (para corregir la acidez del tomate) y seguir sofriendo. Cuando esté a punto, añadir la carne de pimiento choricero, el pimentón, el pimentón agridulce o cayena si se quiere que piquen un poquitín, sal, pimienta negra, los tacos de jamón y el chorizo y morcilla en rodajas. Cubrir con agua.
En olla GM G y cubeta slowpot, poner en la cubeta slowpot las manos que habiamos aclarado con agua fría,  una hoja de laurel y el sofrito. Terminar de completar con agua, (es importante que toda la carne esté en contacto con lo que será la salsa para que se cocine bien), programar menú Fuego Lento, 90°, 480 minutos, ECO activado y la tapa de cristal cerrada.
En slowcoocker se procede igual y se cocina 8 horas en lenta.
En olla rápida, se procede igual, se tapa la olla y se cocina durante 25 minutos desde que sube la pesa a fuego medio.
En olla GM G y cubeta normal, se procede igual y se programa menú guiso, 25 minutos, 130°, válvula cerrada. 

Una vez terminada la cocción rectificar de sal, comprobar que la carne está tierna y preparar un buen pan y un buen vino para deleitarse, jejeje.
Si se hacen de un día para otro, están incluso mejor.
¡Buen provecho!
Notas: si queréis ponerle unas setas y zanahoria en rodajas, le van de escándalo, se incorporarían en el momento en que añadimos el sofrito a las manos. 

jueves, 2 de abril de 2020

Quiche de verduras (Th y horno)

Seguimos en confinamiento y hay que sacar el máximo partido a los alimentos. Tenía unos restos de verduras que no daban para mucho pero que, en forma de quiche nos han solucionado la cena para cuatro.
La quiche siempre es una muy buena opción, queda muy vistosa y convierte unos restos de comida en un platazo, pero si hacéis vosotros la masa quebrada la diferencia es sustancial.
Vamos al lío. 
Ingredientes para un molde de 26 cm. aproximadamente:
Para la masa quebrada:
- 180 g de harina de trigo de todo uso
- 75 g de mantequilla bien fría
- 1 huevo
- 1/2 cucharadita de sal
Para el relleno:
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 1 puerro (solo la parte blanca)
- 100 g de repollo 
- 1/2 pimiento verde
- 1/2 pimiento rojo
- 50 g de berenjena
- 1 calabacín 
- 6 champiñones
- 2 huevos
- 200 g de nata
- 100 g de leche
- aceite de oliva
- sal
- pimienta negra molida 
- queso rallado.

Preparación:
Pone.os la harina en el vaso de Thermomix, añadimos la mantequilla muy fria en trozos y mezclar 10 segundos en velocidad 5.  Incorporar 1 huevo y 1/2 cucharadita de sal. Mezclar 15 segundos en vel. 5. Quedará como un granulado, sacar del vaso, formar una bola, envolver en film y enfriar en la nevera al menos 30 minutos.
Mientras preparamos el sofrito de verduras, tecordad que yo he puesto las que tenía  en la nevera, pero podeis poner las que más os gusten o tengáis por casa, tampoco las cantidades son exactas, se pueden variar sin problemas. 
Ponemos en el vaso, sin necesidad de lavarlo tras haber hecho la masa, el repollo y troceamos en vel. 5 durante 4 segundos. Reservamos. Incorporamos cebolla, ajos, pimiento verde y rojo, berenjena y troceamos en vel. 4 durante 4 segundos. Reservamos junto con el repollo. Troceamos el calabacín y el champiñón 4 seg en vel. 4 y unimos al resto de verduras. Troceamos el puerro durante 4 seg en vel. 5.
Una vez troceada toda la verdura podemos sofreirla en el vaso con 60 g de aceite durante 30 minutos, temp. Varoma, vel. cuchara y giro a la izquierda sin cubilete sobre la tapa. Yo he preferido hacer el sofrito en una sarten porque tenía mucha cantidad y apenas cabía en el vaso. Una vez terminado el sofrito, recuperamos la masa de la nevera y la estiramos sobre un papel de horno, así será más fácil traspasarlo al molde.
Una vez colocado en el molde, hacer presión con los dedos para afinarla cuanto puedas y evitar que crezca en el horno.

Horneamos con horno precalentado a 180° durante 15 minutos.
Mientras vamos a batir 2 huevos e incorporamos la nata, la leche, sal y pimienta, añadimos la verdura sofrita y mezclamos.
Una vez que la masa está horneada, volcamos la mezcla de verduras, huevos, nata y leche sobre la masa, espolvoreamos con el queso rallado y horneamos durante 25 minutos a 180°.
Como también había por la nevera un resto de queso feta, lo he repartido sobre las verduras. 
Lo siguiente es disfrutar de esta delicia.

martes, 31 de marzo de 2020

Chapatas fáciles (Tradicional)

En pleno encierro para evitar la propagación del maldito Coronavirus, llevaba varios días con unas chapatas, que ví en el Instagram de @dorcasencolorespasteles por la cabeza y hoy no me he podido resistir. 
Son muy sencillas de hacer porque no requieren amasado y salen espectaculares.
Primero he deshecho 7 g. de levadura fresca en 450 g de agua del grifo y he incorporado 450 g de harina de fuerza. Se mezcla con una espátula,  se cubre el bol con film y se deja que doble y se llene de burbujas. Éste es lo que se llama poolish.
Una vez que ha fermentado, unimos ese poolish con otros 300 g de harina de fuerza, 120 g de agua y 14 g de sal. Volvemos a mezclar con una espátula y cuando ya no podamos, metemos la mano. Ojo, es una masa muy pegajosa, no asustarse. Cuando la tengamos mezclada hacemos 5 pliegues en la masa, dejamos reposar 10 minutos, otra tanda de 5 pliegues, otros 10 minutos de reposo, 5 pliegues...así en 4 ocasiones, y se vuelca la masa en un molde rectangular enaceitado. Dejamos levar. Si se quiere, durante el levado (que será unas 2 horas, dependiendo de la temperatura de la cocina) se le puede hacer algún pliegue más. 
Una vez que ha doblado, ponemos abundante harina en la mesa, volcamos la masa y la cortamos en 2 ó 3 partes. 
El horno debe estar bien calente a 250°, con la bandeja dentro.
Pasamos las chapatas a un papel de horno y lo deslizamos en la bandeja ya caliente, hacemos vapor rociando agua sobre las paredes del horno y a los 10 minutos abrimos la puerta del horno para eliminar ese vapor. Seguimos horneando 25 minutos más.  Si queremos una corteza extracrujiente, dejad las chapatas en el horno apagado otros 15-20 minutos más. 
Os dejo el enlace a un vídeo de Iban Yarza para que veáis cómo es la textura de la masa y lo de los pliegues.
https://youtu.be/M0XMWfmdodw

Cuidaros mucho todos, juntos podemos vencer al Covid'19.
Este blog es la materialización de mi deseo de recopilar mis recetas para acceder más fácilmente a ellas, y si además le sirven a alguien de ayuda, me doy por satisfecha. Si pruebas alguno de mis platos o quieres hacer alguna observación, no lo dudes, inserta un comentario, me encanta conversar y recoger vuestras opiniones.

El título ha sido fácil de elegir, para mí, la cocina es un arte, además de mi gran pasión, y aunque no me tengo por artista, al menos intento ser aprendiz. Mi gran aliado es mi Thermomix, esa maravilla de la ingeniería que me facilita tanto el día a día; y mi inspiración es la más Alta, como dijo Santa Teresa, es que Dios también anda entre los pucheros.