jueves, 9 de febrero de 2017

Calamares en salsa americana (Olla rápida)

De ésto que vas a comprar calamar fresco y no quieres hacerlo a la andaluza, por evitar los fritos, y vas y te marcas una salsa americana que pide pan con avaricia. P'habernos matao.

Calamares en salsa americana.

Ingredientes:
1 kg. de calamares frescos o anillas de calamar.
1 cebolla gorda
6 cucharadas generosas de salsa de tomate casera
1 vaso de bourbon o whisky (unos 100-150 ml)
1 chile (yo cayena)
Unas gotas de Tabasco
Aceite de oliva
Sal
Unas gotas de tinta de calamar.

Preparación:
Limpiamos y cortamos los calamares en anillas o las compramos en la pescadería. Picamos la cebolla fina y la pochamos, en la olla rápida, a fuego lento hasta que esté blandita. Añadimos la salsa de tomate frito y mezclamos dejando que el conjunto cueza durante diez minutos.

Añadimos el bourbon o whisky y lo flambeamos (yo no me he atrevido por si me cargaba la cubeta, lo he dejado hervir destapado para que pierda el alcohol). Incorporamos el chile (yo una cayena pequeñita), unos toques de tabasco y probamos el punto de picante de la salsa. Para dar color a la salsa he puesto una pizca de tinta de calamar. Agregamos los calamares cerramos la olla y cocinamos en olla rápida 15 minutos.
Servir acompañado de arroz blanco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dejame tu opinión aquí, gracias

Este blog es la materialización de mi deseo de recopilar mis recetas para acceder más fácilmente a ellas, y si además le sirven a alguien de ayuda, me doy por satisfecha. Si pruebas alguno de mis platos o quieres hacer alguna observación, no lo dudes, inserta un comentario, me encanta conversar y recoger vuestras opiniones.

El título ha sido fácil de elegir, para mí, la cocina es un arte, además de mi gran pasión, y aunque no me tengo por artista, al menos intento ser aprendiz. Mi gran aliado es mi Thermomix, esa maravilla de la ingeniería que me facilita tanto el día a día; y mi inspiración es la más Alta, como dijo Santa Teresa, es que Dios también anda entre los pucheros.