martes, 1 de abril de 2008

Venetta fácil (Olla rápida)

Así le llamo yo a esta receta que me enseñó una cliente de mi marido cuando teníamos la carnicería.

Es sencillísima y el resultado muy bueno. Pero condición indispensable: utilizar venetta (una pieza muy jugosa de la ternera); en algunos sitios a esta pieza la llaman solomillo inglés.



Ingredientes (4 personas)

-1 kg. de venetta fileteada

-1 cebolla gorda

-2 tomates

-Sal

-Pimienta negra molida

-Aceite de oliva



Preparación:

Se pone un chorrito de aceite de oliva en la olla, (que cubra el fondo) y se reparte la cebolla picada. Encima se distribuyen los filetes de venetta salpimentados y encima se ponen los tomates lavados y abiertos por la mitad, así como se ve en la foto:

A continuación cerramos la olla y encendemos el fuego y una vez que salga el 3er anillo bajamos el fuego al 6 (fuego medio) y mantenemos 15 minutos.

Una vez que haya enfriado la olla la abrimos y nos encontramos ésto:


Retiramos la piel a los tomates con cuidado de no quemarmos. Retiramos los filetes a una bandeja y trituramos la salsa que tenemos en la olla (cebolla, tomate y jugo) rectificando de sal.
Servimo los filetes con un poco de salsa y el resto de salsa la ponemos en una salsera para quien quiera repetir.


¡Cuidado! El pan es un gran amigo de esta salsa, pero gran enemigo de nuestra cintura y caderas (ji,ji,ji,ji)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejame tu opinión aquí, gracias

Este blog es la materialización de mi deseo de recopilar mis recetas para acceder más fácilmente a ellas, y si además le sirven a alguien de ayuda, me doy por satisfecha. Si pruebas alguno de mis platos o quieres hacer alguna observación, no lo dudes, inserta un comentario, me encanta conversar y recoger vuestras opiniones.

El título ha sido fácil de elegir, para mí, la cocina es un arte, además de mi gran pasión, y aunque no me tengo por artista, al menos intento ser aprendiz. Mi gran aliado es mi Thermomix, esa maravilla de la ingeniería que me facilita tanto el día a día; y mi inspiración es la más Alta, como dijo Santa Teresa, es que Dios también anda entre los pucheros.